Los maestros

Terapia gestalt poblenou autoconocimiento crecimiento espiritual

Solemos pedir al universo maestros que nos guíen en esta vida. Gurús, guías espirituales, personas de referencia. A veces tenemos la suerte de toparnos con alguno que realmente transmite unas enseñanzas de valor. Otras veces, buscando, buscando, acabamos encontrando a otros que han hecho un camino previo y pueden enseñarnos una ruta para ser más coherentes y felices.

Sin embargo, los maestros ya no se encuentran en la India, en Persia o en países remotos para muchos de nosotros. Los que somos madres y padres no somos conscientes que los auténticos maestros los tenemos en casa. Son nuestros hijos e hijas los que nos muestran aquello nuestro que no queremos ver, nos piden cambiar lo que nos cuesta tanto, nos cuestionan hasta que nos replanteamos nuestras creencias. Es su resistencia al mundo tal como lo concebimos lo que nos permite avanzar, lo que nos permite flexibilizarnos, lo que nos permite fluir.

Dicen que las nuevas generaciones son más rebeldes, no toleran la autoridad, no se les puede decir lo que deben hacer. Lo que son es ser más conscientes. Quieren vivir en una mayor coherencia, intuyen lo que quieren para su vida y necesitan que les respetemos profundamente, amando lo que son.

Si los escuchamos atentamente, sin activar actitudes mecánicas como imponer nuestro criterio y nuestros conceptos de cómo son las cosas, podremos entender mucho más cómo se va desarrollando la vida. Ellos aún tienen la sensibilidad para hacerlo, viven en el fluir, aún no han congelado el futuro en sus mentes. Para nosotros es una oportunidad de oro. Realmente, tener al maestro en casa, si lo pensamos bien, es un privilegio. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *